Libros Chulos: “El dedo en la nariz”

Todos sabemos que lo escatológico triunfa entre la infancia. Es un tema guay, medio prohibido, los mayores nos suelen reprochar que hablemos de ello en ciertas ocasiones como mientras comemos… y si lo mezclamos con los sinsentidos que nos dejan descolocados y sorprendidos, ¡la bomba!

Pues así es “El dedo en la nariz” de Paula Merlán con ilustraciones de Gómez.

IMG_20181114_113715

Este libro tan llamativo cuenta la historia de Sofía, una niña que tiene la manía de meterse el dedo en la nariz. Ella no era muy consciente de ello, incluso aunque sus papás le trataban de corregir a menudo. Con todo el tiempo que pasaba su dedo dentro de su nariz, éste acabó construyendo su hogar en aquel lugar. ¡Pero su hogar a lo grande! Con su salón, su dormitorio, su biblioteca… pero claro, para dar cabida a una casa entera, esa nariz tuvo que hacerse enorme. Eso hizo que Sofía se diera cuenta de lo que hacía a todas horas de manera inconsciente, algo que posibilitó la búsqueda de soluciones.

IMG_20181114_113955

Por el camino hay risas de ver a Sofía con una nariz superlativa, como diría Quevedo; e incluso tener una conversación con su propio dedo. Pero no sólo eso, sino que además esa conversación hace que encuentre una solución que es beneficiosa para ambos, porque, por supuesto, hay que tener en cuenta los sentimientos y las necesidades de tu propio dedo 😜

IMG_20181113_140334(1)

Y es que su dedo índice es un dedo muy muy trabajador (¡se ha construido su propia casa!) y también muy inteligente, pues puede hablar e incluso leer. Que, por si no lo sabías, te informo de que hay literatura dedil, como puedes ver en la imagen 😝

IMG_20181114_113822

Para finalizar la historia, Sofía acaba superando esta pequeña adicción, pero se da cuenta de que su hermano pequeño todavía lo hace… porque claro, es pequeñito.

IMG_20181114_114045

En resumen, una historia divertida y sobre todo en la que los peques se pueden ver totalmente reflejados, que es algo que les encanta y les viene muy bien.

Eso sí, hay que tener muy en cuenta que una historia como ésta puede correr el peligro de convertirse de alguna manera en una amenaza, porque es fácil caer en la trampa de transmitir el mensaje de “si temetes el dedo en la nariz, te va a crecer como a Sofía”, mintiendo al respecto. ¿Se puede trabajar a partir de este cuento que no hay que mterse el dedo en la nariz? Por supuesto, pero dejando siempre claro que esa no es la razón, que la enorme nariz de Sofía esta ahí para hacer una historia graciosa, pero nada más. Porque la razón real es que meterse el dedo en la nariz es antihigiénico (una de las funciones de la nariz es precisamente quedarse con toda la suciedad del aire para que no llegue a los pulmones) y además podemos hacernos daño, y de hecho no es raro que rompamos alguna venita y nos salga de repente mucha sangre. Es algo que siempre dejaría claro tras la lectura de este libro.

IMG_20181113_140120

Las ilustraciones son muy divertidas (requisito indispensabe en una historia como ésta), muy coloridas y llamativas pero a la vez muy equilibradas, con algunos detalles que le  dan mucha vida y gracia a la historia, como los cuentos de dedos, el perro con un ojo para cada lado, los moquillos que a veces tienen vida, el hermano que parece que está por ahí para hacer bulto, pero tiene peso al final… Son la salsa perfecta que complementa esta ensalada tan divertida.

¡¡¡Tengo muuuuchas ganas de contarlo en clase!!!

Anuncios

¡Opina, que es gratis!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s