Actividades espontáneas y creatividad en el kinder

Otras cosas que me han gustado del kinder donde he estado ayudando este mes ha sido la gran cantidad de juego libre que tienen, cuánto aman las actividades espontáneas y la importancia que le dan y lo bien tratada que parece la creatividad, que creo que ya sabéis que es un tema que me interesa y preocupa.

Seguro que todos hemos visto en los coles millones de actividades de tipo artístico, sobre todo plásticas, que quedan maravillosamente y además todas iguales.

Al verlo, lo primero que me pregunto, sobre todo a edades tempranas, es en qué porcentaje lo ha hecho el propio alumnado y en qué otro porcentaje ha participado el o la docente. Yo también lo he hecho y mi experiencia es que he dejado mucha más huella de lo que me gustaría, y eso que yo soy de las de “si no queda bonito, es porque realmente lo han hecho ellos“.

Y lo segundo que pienso es “¿Cómo ha podido quedar todo tan homogéneo?“. Pues porque generalmente manufacturamos en serie, cual fábrica. Todo son instrucciones precisas, gracias a lo cual conseguimos que todos los resultados tengan el mismo aspecto. El niño o niña sólo tiene que seguir los pasos que tú has decidido y donde generalmente no ha tenido demasiadas oportunidades de siquiera influir. Primero pintamos con estos colores, esta técnica, este material y por favor sin salirse de la línea. Luego lo recortamos (los docentes en caso de infantil, porque si se lo dejamos a ellos es imposible que quede bonito). Más tarde pegamos estas pegatinas en este, este y este último sitio. Y finalmente espolvoreamos esta precisa cantidad de purpurina. ¿Hemos dejado decidir algo a los supuestos autores?

¿Por qué lo hacemos así? Porque le damos más importancia a que quede bonito que a que el alumnado saque realmente provecho de lo que está haciendo. O quizá sea porque no nos damos cuenta de lo que se estan perdiendo… pondré un ejemplo del kinder que os decía para que quede claro.

  • Se aprovecha un interés espontáneo.

La primera gran diferencia es que en muchas ocasiones las educadoras no han sacado una ideaca de Pinterest que quieran imitar, sino que hay un interés repentino por parte de los niños y niñas y se aprovecha con una actividad espontánea, en la que por cierto, puedes participar si te interesa, pero no estás obligado (y no creo que las familias hayan puesto el grito en el cielo cuando un niño ha hecho una cosa y otro no…….).

En esta ocasión, resultó ser un día que había nevado muchísimo, así que estaba todo cubierto de blanco y, por tanto, los niños no paraban de hablar de la nieve.

img_20190111_085642

La puerta de mi casa ese mismo día.

Así que la profe salió del edificio, llenó un bol con nieve, cogió acuarelas, y empezó a pintarla. Varios niños sintieron mucha curiosidad y quisieron hacerlo ellos también. Motivación intrínseca, sin pegatinas, sin recompensas.

  •  Autonomía a la hora de preparar el material.

Lo habitual es que una vez sabemos qué vamos a hacer, el propio docente entregue el matiral que necesita cada uno de los alumnos y alumnas. Incluso generamos una “zona aséptica” para que no se manche absolutamente nada: baberos, periódicos… y todo dispuesto para que hagan los movimientos justos.

En el kinder, los niños y niñas se fijaron en lo que había utilizado la profesora y fueron a buscarlo. Alguno le pedía que le diera el material, a lo que ella respondía “¿Es porque no sabes dónde encontrar los materiales?“. Decidieron dejar una parte del SUELO del aula para esta actividad (sí, sí, has leído bien, ¡en el suelo!), y la profe hizo la observación de que podrían necesitar algo para no mancharlo demaisado, por lo que un par de alumnos de forma autónoma fueron corriendo a la cocina a por toallas para disponerlas bajo sus cuencos.

img_20190110_104706

Además, al principio la profe iba saliendo al exterior a llenar cada bol, incluso cuando habían acabado y querían repetir; pero finalmente llenó un bol de mayor tamaño y lo dejó al alcance de todos para que se sirvieran ellos mismos, de manera que ponían a prueba su coordinación.

img_20190110_111333

Nadie les dijo que compartieran el material, ellos mismos vieron que era más cómodo no ir a por unas acuarelas nuevas sino utilizar la del vecino porque no las acapara continuamente, o que directamente ya no quedaban más paletas y no podían hacer otra cosa que compartir si querían participar en la actividad.

img_20190110_103514

  • Autonomía para limpiar.

Como ves, en este caso había boles de agua y nieve por el suelo, y los niños iban utilizando el espacio de manera libre; y a veces elegían un lugar para trabajar que a mí no me parecía adecuado por la proximidad entre ellos y con otros elementos del aula, pero eso les hacía tener que moverse con cuidado y precisión.

img_20190110_103633

Así que te puedes imaginar que el suelo no acabó en las mejores condiciones. Pero nadie se alarmó. Me flipó la calma de la educadora en estas circunstancias. Había agua derramada en varios puntos, y una buena cantidad de salpicaduras más pequeñas, pero la educadora no iba detrás de los niños para que lo limpiaran inmediatamente.

img_20190110_105811

Probablemente porque estaban muy concentrados en lo que estaban haciendo. Al acabar iban limpiando el desorden y la suciedad que habían ido creando, sin tener que insistir demasiado en ello.

img_20190110_105053

  • No hay un modelo a seguir.

Nadie les ha dicho “se hace así“, “tienes que poner más agua“, “haz líneas o puntos“, ni nada parecido.

Eso hizo que pudiera observar a una niña de 3 años aprender a utilizar las acuarelas por sí misma. Ella había observado que sus compañeros mojaban el pincel y con ello pintaban la nieve, pero sólo con agua no le daba el resultado que quería. Así que empapó el pincel de acuarela, la metió en el agua (y hasta le dio vueltas), y de nuevo a la nieve, pero obviamente tampoco pintaba. Yo ya pensaba que se frustraría y pediría ayuda, pero no, se paró a pensar unos segundos, y finalmente lo hizo en el orden correcto: agua, acuarela, pintar. ¿Somos conscientes del ejercicio de lógica, de ensayo y error, que se habría perdido si le hubiéramos dicho cómo se hacía desde el principio?

Cada uno hizo con su bol de nieve lo que se le ocurrió, lo que quiere decir que surgieron diversas propuestas, todas celebradas. Así, no sólo se aseguraron de que fuera una actividad creativa (que ya me parece suficiente razón), sino que además surgían dudas y aprendizajes con algunas de ellas, que, de haber sido una propuesta a copiar, seguramente no habrían surgido.

Por ejemplo, a alguien se le ocurrió apretar la nieve con las manos, ¡y desaparecía! “No puede desaparecer, ¿qué crees que ocurre?”, y entre varios niños y las preguntas precisas llegaban a la conclusión de que sus manos calentaban la nieve y se hacía agua.

A otra persona se le ocurrió sacar la nieve del bol (¿cuántos le habríamos dicho “¿Pero qué haces? ¿Por qué lo sacas?“) para ver si podía cogerla, y para su sorpresa, la nieve resultó ser moldeable, pues se había quedado con la forma del bol.

img_20190110_105221

Y a partir de ahí empezaron a intentar darle forma a sus creaciones (haesta entonces sólo pintaban).

img_20190110_105916

De hecho, en un momento alguien le da un giro muy pronunciado a la actividad y empieza a coger la nieve del bol para hacer una torre de bolas una encima de la otra sobre el suelo, y puedo asegurar que ningún maestro sintió una punzada de dolor en su orgullo porque la actividad no hubiera enganchado lo suficiente a esa niña. Se aplaudió su creatividad. Y una vez más, sí, en el suelo xD

img_20190110_111352

  • No importa el resultado final.

Mientras en la mayoría de nuestras aulas lo más importante es el resultado, aquí el resultado era tan poco importante, que lo volcaban a un bol grande en el que íban haciendo una escultura común, y cuando se llenaba directamente se tiraba a la pila para poder seguir creando.

img_20190110_111617

Porque los niños no tienen esa fijación por el producto final que tenemos los adultos, a ellos lo que les gusta y con lo que disfrutan y aprenden es con el proceso. Una foto si estaban especialmente orgullosos, y a nadie le dio pena tirar su obra por el desagüe.

  • No se trabaja de cara a la galería.

Las familias no ven el resultado. No sólo en esta actividad, pues evidentemente es arte efímero y no pueden llevarse la nieve a casa; sino que en general no se llevan nada a casa ni tienen un casillero donde acumulen las fichas (¿Qué fichas? Vale, esa es otra cuestión xD) para encuadernarlas y llevarlas a casa a final del trimestre para que las familias comprueben que en el cole han trabajado mucho, costubre que siempre me ha parecido una estupidez. No parecen tener la necesidad de mostrar cuánto trabajan con sus alumnos, quizá porque están muy seguras de lo que hacen.

¿Vemos ahora todo lo que nos habíamos perdido de haber propuesto la actividad que nosotros queríamos hacer y de la manera en que nos parecía a nosotros correcta?

 

 

Anuncios

6 pensamientos en “Actividades espontáneas y creatividad en el kinder

  1. Brutal post compi! Estoy 100% contigo en todo lo que has transmitido. Basta de láminas igualitas…
    Me parece súper interesante la forma en la que se dan las actividades. Es decir, todo ocurre de forma espontánea sin ninguna presión! Algo que no sabemos hacer por aquí… Nos empeñamos en hacer actividades PINTEREST (Yo era de esas), pero así no les dejamos crear, jugar, autogestionarse, descubrir… Gracias por un post magnífico!!!
    SIempre haces que nuestras cabecitas reflexionen !!! UN abrazo!

  2. Almas gemelas, tú y yo…. Bueno y las educadoras(la mía también es una crack) 😋.
    Todo esto se podía haber desarrollado en mi aula, tal cual. Desde el principio (bueno, yo soy tan bestia que lo que hubiera hecho habría sido sacarlos a la nieve directamente, con las acuarelas, en vez de entrarla en boles al aula 😂😂😂.
    Comparto también la idea, por mi experiencia, de que las criaturas no se quieren llevar nada a casa. El resultado les importa aún menos que a mí. 😊.
    Y también hago documentación pedagógica a través de fotos, vídeos y registros escritos que (yo sí) comparto a las familias para que sean sabedores del momento en el que se encuentra su personita. 😍
    Un día, tú y yo tendremos que hacer algo juntas….💚
    Te quiero y te admiro, compañera.

  3. Me encanta tu filosofía de trabajo. Te admiro mucho. Ojalá aquí en España esa forma de trabajar tan maravillosa no fuera un… “oh dios mío… ¡¡¿qué estás haciendo? !!” xD eres una genia de la enseñanza.

  4. La verdad es que tú aquí estarías en tu salsa, Gloria! Qué suerte tienen tus #dosañerosmolones de tenerte! Pues me encantaría poder hacer cualquier cosa contigo, por supuesto! Jajaja Sería la caña. Un abrazote!

  5. Qué va, yo tengo todavía muuuucho que aprender, cuando por fin tenga una tutoría me voy a entender de lo que vale un peine!!! Jajajaja Muchísimas gracias por tus bonitas palabras, y ojalá se cumpla ese deseo de cambio ^_^

¡Opina, que es gratis!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s